You are using an outdated browser. Please upgrade to the latest version for the best experience. Upgrade your browser now.
Skip Navigation

Inicio de las clases - ¿Están los jóvenes preparados para más cambios?

¿Cuál es la próxima normalidad?
Inicio de las clases - ¿Están los jóvenes preparados para más cambios?

Para los millones de estudiantes que regresan a la escuela, la variante delta no podría haber surgido en un peor momento. 

Además del estrés “normal” por las tareas escolares, las relaciones sociales y los deportes competitivos, los desafíos cambiantes en torno al COVID-19 aumentan aún más la incertidumbre que sienten los jóvenes y las familias.

Para ayudarlos, dos de los expertos en salud mental de Blue Shield of California comparten consejos sobre cómo prepararse para lo que podrían ser unos próximos meses caóticos mientras pasamos de la “nueva normalidad” a la “próxima normalidad”.

Dra. Jennifer Christian-Herman, directora ejecutiva de Medicina Mente Cuerpo - Salud Conductual de Blue Shield of California.

Cuando los jóvenes regresan a la escuela, es fundamental enfocarse en sus necesidades de salud mental. Uno de los aspectos positivos del COVID-19 es que la gente se siente mucho más cómoda a la hora de hablar sobre sus emociones y de lo difícil que ha sido. Según nuestra encuesta reciente a estudiantes de secundarias y preparatorias de California de 13 a 18 años de edad, más de la mitad (54%) habló sobre su salud mental con un amigo el año pasado, y algo menos de la mitad (46%) lo hizo con sus padres/tutores legales. 

JCH headshot
Dra. Jennifer Christian-Herman

Estas conversaciones siguen siendo importantes. Encuentre el tiempo para animar a los niños y adolescentes de su familia a hablar sobre cómo se sienten respecto al regreso a la escuela.

Participar en las clases por Zoom durante casi 18 meses no sólo tuvo un impacto en el desarrollo social, sino también en el rendimiento académico. Casi 8 de cada 10 encuestados afirman estar nerviosos por sacar buenas notas en la escuela. La comunicación es la clave. Intente mantener un diálogo abierto en su familia mientras se preparan para el primer día de clases, o si ya han regresado a la escuela, pregúnteles cómo van las cosas. Ayude a sus hijos a encontrar las palabras justas para describir sus sentimientos.

Colabore con los maestros de sus hijos para abordar sus inquietudes y no se olvide de preguntarles cómo están ellos. Al fin de cuentas, la educación se trata de un esfuerzo de equipo. Anime a sus hijos a hablar con sus maestros nuevos si se sienten abrumados. Esto puede ayudarlos a reconocer que no son los únicos que se enfrentan al reto de volver a estudiar a tiempo completo.

Todos se están esforzando al máximo para proteger a nuestros hijos y mantener una sensación de normalidad este año escolar. La buena noticia es que están regresando a los salones de clase, y ahora sabemos mucho más que al principio de la pandemia. 

David W. Bond, director de Salud Mental de Blue Shield of California

La mayoría de los jóvenes y adultos no saben con certeza qué esperar del próximo año escolar ya que la pandemia continúa cambiando. Según nuestra encuesta reciente, la mayoría de los estudiantes (79%) están ansiosos por sacar buenas notas en la escuela. El riesgo de contagiarse el COVID-19 en la escuela (71%) o en otras situaciones (71%), y los efectos del cambio climático (68%) fueron mencionados como preocupaciones actuales. 

headshot
David W. Bond

Adaptarse a los cambios, tanto positivos como negativos, puede ser difícil. Este año, el regreso a la escuela no es como ningún otro. Recomiendo reintroducir rutinas para que los niños se acostumbren a la consistencia y sepan qué esperar. Respete los horarios para ir a dormir, los hábitos alimenticios saludables y el ejercicio a fin de ofrecerles mayor estabilidad.

Los jóvenes son increíbles a la hora de captar nuestras emociones y estados de ánimo. Incluso frente a los problemas, asegúrese de mantener el optimismo respecto a la escuela y al aprendizaje. Los padres y maestros deben recordar de dedicar tiempo a su propio bienestar mental: actividades como la meditación, el yoga y la respiración profunda pueden ayudar a reducir el estrés. Opte por  actividades que no impliquen el uso de una pantalla, y priorice aquellas que son más creativas y activas como el deporte, los juegos o el arte.

Visite BlueSky para informarse sobre nuestro estudio reciente y obtener más consejos y recursos en materia de salud mental sobre temas como la ansiedad, el estrés, los traumas y la depresión juvenil.

#  #  #