You are using an outdated browser. Please upgrade to the latest version for the best experience. Upgrade your browser now.
Skip Navigation

¿Ya se puso la vacuna? Es hora de volver al médico

¿Ya se puso la vacuna? Es hora de volver al médico

Por Charles Keenan | 15 de julio de 2021

Con la “reapertura” de California y el fin de la obligación de usar mascarillas en varios lugares públicos para las personas vacunadas, llegó el momento de disfrutar el verano en compañía de nuestros seres queridos, ya sea en parrilladas, piscinas o conciertos. Sin embargo, en medio de toda la diversión, la gente necesita ponerse al día con su salud.  

Hace apenas unos meses, antes de las vacunaciones masivas, la idea de ir al médico para recibir atención preventiva no era una prioridad. ¿Para qué arriesgarse? Ciertamente, gran parte de la población postergó la atención médica no esencial durante la pandemia, que comenzó en marzo de 2020, mientras los negocios y los consultorios médicos estaban cerrados. Las cirugías electivas se aplazaron. Los controles rutinarios de dermatología se cancelaron. Lo mismo ocurrió con las citas importantes de atención preventiva, como las de odontología y oftalmología.

Pero ahora, considerando que al 10 de junio alrededor de dos tercios de la población de California se vacunó total o parcialmente contra el COVID-19, todos se sienten mucho más seguros de volver a consultar a sus profesionales médicos. No espere que este sea un proceso simple. Por un lado, muchas personas tienen su propia lista de consultas de atención preventiva que abandonaron durante la pandemia, y se necesita tiempo para programar citas y visitar a los profesionales médicos. Al mismo tiempo, el propio sistema médico está enfrentando un aumento marcado de la demanda, lo que hace que conseguir esas citas no sea tarea fácil.

En algunas zonas, la creciente demanda de consultas para atender todas las necesidades médicas está desbordando al sistema de salud. Por ejemplo, el Departamento de Asuntos de los Veteranos reportó haber procesado 16.5 millones de citas en su sistema entre marzo y mayo de este año, comparado con 9 millones durante el mismo periodo de 2020, es decir un aumento del 83%. Esta gran diferencia ha llevado a la agencia a solicitar al Congreso un aumento del 10% en su presupuesto para el nuevo año fiscal, que comienza en octubre. 

No espere a que le duela una muela

En el caso de la odontología, el desequilibrio entre la oferta y la demanda es acentuado. “Hay un gran retraso en los tratamientos de higiene dental”, dice el Dr. Franklin Woo, director de odontología de Blue Shield of California. “Los higienistas dentales no pueden atender la demanda y pasarán algunos meses antes de que las cosas vuelvan a la normalidad”.

La demanda acumulada es comprensible. Por ejemplo, las intervenciones odontológicas se redujeron alrededor de un 18% de 2019 a 2020, según un análisis de los reclamos tramitados por Blue Shield of California. El número de intervenciones pagadas que se llevaron a cabo en el año 2020 bajó a 1.4 millones, aproximadamente un 20% menos que en 2019. Esto se debió al cierre temporal de los consultorios y a las dudas de los miembros a la hora de regresar a los mismos una vez que reabrieron. 

Actualmente, los dentistas, al igual que otros profesionales de la salud, enfrentan hay un aumento de la demanda. Los servicios odontológicos que prestan las clínicas temporarias de la red de Blue Shield of California señalan que el 80% de los pacientes atendidos en 2021 no han ido al dentista en más de dos años, y el 70% de ellos tienen caries. “Es muy importante mantener la salud bucodental”, dice Woo. 

Otras áreas de la atención preventiva también registraron una gran reducción del volumen. En cuanto a la vista, el COVID-19 obligó a postergar los exámenes de los ojos, así como las cirugías de cataratas y láser. 

Incluso en casa, la gente escatimó en los elementos más básicos para el cuidado de sus ojos, como cambiar sus lentes de contacto de forma regular, señala el Dr. John Lahr, vicepresidente y director médico de EyeMed Vision Care, un proveedor de la red de Blue Shield of California.

 Debido a que muchas personas usan lentes de contacto sólo en su vida social, durante la pandemia su uso se redujo y, por lo tanto, pensaban que podían esperar a cambiárselas. Pero las lentes de contacto tienen una vida útil determinada, y prolongar su uso hasta que los ojos duelan de usarlas no es una buena idea, advierte Lahr. Las lentes de contacto acaban por obstruirse, mucho antes de que se produzca un daño perceptible, privando a la córnea de oxígeno. “Esto puede provocar todo tipo de problemas”, dice Lahr. 

No se trata sólo de la vista y de la dentadura

Es importante recibir atención para evitar que los problemas empeoren. De hecho, una visita a cualquier profesional médico puede aportar información importante sobre la salud general. Por ejemplo, los exámenes de los ojos detectan problemas más graves, como el glaucoma, señala Lahr. Y pueden ayudar a descubrir otras enfermedades, como la diabetes, el lupus y la artritis. 

En el caso de la diabetes, un paciente que desconoce padecer la enfermedad podría tener signos de retinopatía diabética. “Al hacer ese examen incluido en el plan de la vista, podemos intentar que vuelvan al sistema médico para recibir el tratamiento necesario”, dice Lahr.

Así que, mientras hace planes para divertirse este verano, asegúrese de incluir las consultas médicas más importantes, ya sean para sus muelas, ojos o salud general. Todo en nombre de la prevención. Podría ser de gran ayuda para evitar enfermedades nuevas, así como para recibir la atención necesaria para cualquier dolencia molesta que haya estado postergando.