You are using an outdated browser. Please upgrade to the latest version for the best experience. Upgrade your browser now.
Skip Navigation

Mujeres que están transformando la atención de la salud: Kimberley Goode

‘Las mujeres que se abren camino para sí mismas y para las que las siguen son las que más admiro’, dice Goode.
Mujeres que están transformando la atención de la salud: Kimberley Goode

Kimberley Goode se incorporó a Blue Shield of California en 2017 como vicepresidente mayor de Asuntos Externos. Con más de 25 años de experiencia de liderazgo en numerosas empresas mundiales, actualmente es la patrocinadora ejecutiva de la Red de Empleados Afroamericanos (Black Employee Network o B.E.N.), uno de los grupos de recursos para empleados de Blue Shield, y recientemente fue nombrada una de las mujeres más influyentes del Área de la Bahía.

¿Por qué eligió trabajar en el sector del cuidado de la salud?

Como madre de tres hijos y cuidadora de mi madre y abuela, el cuidado de la salud es un tema que me importa tanto a nivel personal como profesional. Decidí trabajar en Blue Shield porque quiero ayudar a crear un sistema de salud digno de mi familia y amigos que sea sosteniblemente económico. También quiero asegurarme de que el sistema funcione para las mujeres, las personas de color y los más vulnerables. Formar parte de una empresa comprometida con la equidad en la atención médica refleja mis valores personales y me inspira a trabajar todos los días para acercarnos a esa realidad.

¿Quiénes son las mujeres que la inspiran?

Me inspiran las mujeres que se abren camino, aquellas que se abren paso a pesar de la adversidad, incluso contra todo pronóstico. Por ejemplo, mi abuela fue una de las primeras mujeres afroamericanas supervisoras de Michigan Bell en los años 40. Era una adelantada a su época y, como muchas mujeres que fueron víctimas del sexismo y del racismo, trabajó arduamente para prosperar en el mundo corporativo y debió enfrentar muchos obstáculos. Hoy en día, también me inspira la nueva generación de mujeres líderes que están abordando una nueva serie de desafíos. Ya sea que se trate de encontrar el equilibrio entre la vida personal y laboral o de ser pioneras en campos aún dominados por los hombres, las mujeres que se abren camino para sí mismas y para las que las siguen son las que más admiro.

¿Cómo podemos apoyar a la nueva generación de mujeres líderes?

La mejor manera de apoyar a la nueva generación de mujeres líderes es acompañarlas escuchando sus ideas, ofreciendo gentilmente nuestros consejos y haciéndonos a un lado para permitirles liderar cuando estén listas. Eso no significa ocupar un segundo plano, pero sí crear un espacio para que otras brillen. Las líderes necesitan el apoyo de otras mujeres. Aprendí esto en los inicios de mi carrera y me ha servido en todo momento. Algunos de mis mejores ejemplos, mentores y jefes han sido mujeres. Estas líderes me mostraron lo que era posible para mí y también me inculcaron la responsabilidad de ayudar a otras mujeres, algo en lo que me he enfocado a lo largo de mi carrera. 

¿Qué desafíos debemos aún superar para lograr la igualdad?

La mayor amenaza para lograr la igualdad es el miedo y el odio. Las personas que temen a los que son diferentes a ellos pueden fomentar el odio y la división, lo que puede dar lugar a prejuicios y obstáculos que crean prácticas injustas y desiguales. Depende de todos nosotros defender la igualdad. Podemos hacerlo ayudando activamente a que otras personas tengan las mismas ventajas que deseamos para nosotros mismos y rechazando los comportamientos y las prácticas que las limitan. Un buen lugar para empezar es las enseñanzas que impartimos a nuestros hijos en los hogares y en las escuelas. Enseñar a los niños a ser justos y amables con todos hará que la igualdad sea más alcanzable y que el mundo sea un lugar mucho mejor para todos.

¿De qué manera el brote de COVID-19 ha cambiado o desafiado su estilo de liderazgo?

Observar que cada integrante de mi equipo se ve afectado personalmente de una manera u otra me hace liderar con más intencionalidad. Soy más intencional a la hora de conectar con mi equipo, preguntarles cómo se sienten y ser más flexible, entendiendo que la gente puede estar enfrentando dificultades que no conocemos.  También soy más intencional en cuanto a cuidar de mí misma porque tengo demandas nuevas en mi vida como cuidadora en casa de mi madre y de mi abuela y al tener que encargarme de muchas tareas domésticas en las que previamente alguien me ayudaba. Intencionalmente hago más ejercicio, disfruto del aire libre y tomo descansos para asegurarme de estar en el estado mental adecuado para ser la líder que mi equipo necesita.